[Antianálisis] Call of Duty Black Ops 4: La fórmula de éxito que sobrevive al cambio.

La saga Black Ops regresa después de casi tres años. Con Black Ops 3 Treyarch decidió seguir la línea futurista que había iniciado con su segunda entrega, pero también decidió saturarla, influenciado por Advanced Warfare, su predecesor.

El gran reto esta vez es encontrar un equilibrio entre lo futurista y las novedades, que de hecho fueron del agrado de muchos, y lo clásico, lo fundamental de todo Call of Duty que todo old school gamer espera. ¿De qué modo intentará Treyarch tener contentos tanto a los gamers antiguos como a los nuevos? Es lo que descubriremos a continuación. Empecemos.

Blackout

Black ops 4 es el primer Call of Duty exclusivo de Battle.net. La decisión de Activision de retirar una saga que hasta entonces se había vendido y jugado mediante Steam tiene que ver con el objetivo de atraer la mayor cantidad de jugadores a su propia plataforma, como ya había intentado con Destiny 2. Sin embargo, este no es el único o el más importante cambio en esta nueva entrega.

El equipo de Treyarch ha decidido sumarse al gran boom de los últimos años. Es así que han desarrollado e incluido dentro del juego su propio modo Battle Royale: Blackout. Este fue promocionado como la gran novedad de esta entrega, sacrificando incluso la inclusión de una campaña, que años atrás dio inicio a la franquicia.

La importancia que los desarrolladores quieren dar a Blackout se nota desde que descargas el juego. Es el primer modo que puedes probar, es el primer vistazo que tendrás del juego, pues no tienes que esperar a que termine toda la descarga, puedes irlo probando a mitad de esta. Cosa que no sucede con el modo multiplayer y Zombies, por los que tienes que esperar hasta el final.

Entonces, responderemos a ese afán de resaltar el battle royale, hablando primero de él. Hoy tenemos dos principales contendientes cuando de este tipo de juego se trata: PUBG y Fortnite, el segundo abriéndose paso sobre el primero. Blackout se asemeja más a PUBG que a Fortnite. Vehículos, mapa amplio y variado, similares sistemas de armas, almacenamiento y curación. Pero, claro, no todo es igual. La diferencia principal radica en la jugabilidad. Treyarch ha hecho un gran trabajo implementando el sistema de juego de Call of Duty en un battle royale. Los combates a corto y medio alcance siguen siendo repentinos e intensos, y la jugabilidad, fluida y veloz.

Es, sin duda, un battle royale entretenido, que cumple con las expectativas y no tiene nada que envidiar a los líderes de este rubro. Lo que no quiere decir que sea perfecto. Una de sus grandes carencias es que el mapa puede resultar muy grande para 88 o 100 jugadores. Tiene muchos lugares para explorar y distintas referencias a la saga Black Ops; no obstante, en reiteradas ocasiones te encontrarás más tiempo explorando y apreciando el mapa, que combatiendo por el primer lugar.

Otro problema con Blackout es que es un modo algo exigente. Pero no necesariamente en cuanto al apartado gráfico. Es decir, no culpes a tu GPU si experimentas bajones en el rendimiento durante tu partida. Lo más probable es que se deba a un problema con la RAM, requiere como mínimo de 8gb para poder jugarlo tranquilo.

Buenísimo el detalle de añadir en Blackout citas relacionadas a la guerra cuando morimos. Tal como en las campañas de anteriores entregas.

Multiplayer

El modo multijugador también ha tenido ciertos cambios. Para empezar (algo que alegrará a muchos) se han retirado las mecánicas de saltos y caminar por las paredes, la curación ya no es automática y los personajes, con sus equipos especiales, hacen las clases más claras y definidas.

Treyarch ha tratado de recuperar el modo campaña del juego através de la historia de cada personaje, quienes mediante tutoriales te van explicando las características de cada uno de ellos y de los modos de juego multijugador. No se compara en nada a las campañas de anteriores Call of Duty, pero de todos modos se agradece el intento por no dejar 100% fuera la narración de una historia.

El modo multiplayer GunGame, uno de los más desenfrenados de toda la saga, estará disponible hasta el 18 de Noviembre.

Tiene todos los ingredientes que hacen de CoD una saga vigente. Acción rápida, desenfrenada, casi ininterrumpida y variedad de modos de juego. Su único defecto es que con las modificaciones de la jugabilidad para esta entrega (que en principio son muy buenas) han generado un único estilo de juego en la mayoría de usuarios. Matar, retirarse del lugar y curarse inmediatamente después para seguir corriendo por el mapa y que el método se repita.  Eventualmente haremos uso del arma y equipo de nuestro especialista, pero, puesto que no disponemos de ellos en todo momento, la fórmula antes mencionada será las más efectiva la mayoría del tiempo.

Zombies

Por último, pero no menos importante, el modo Zombies. La tradición de Treyarch desde 2008 regresa una vez más para deleitarnos con sus mapas llenos de detalles, oleadas desenfrenadas de no-muertos y continuar la tan enredada pero interesante historia de este modo de juego.

El apartado gráfico no es de lo más impresionante; sin embargo, es aquí donde se luce más. La elección de tonos y colores en cada mapa es la ideal y los detalles visuales de cada sección son un gran acompañamiento.

En el mapa para Zombies “Classified” encarnamos a los ya conocidos Richtofen, Dempsey, Takeo y Nikolai.

Si quieres adentrarte en el modo zombies asegúrate de tener, por lo menos, un par de horas libres para disfrutarlo como debe ser. Cada uno de los 4 mapas está lleno de secretos, que toman su tiempo en ser descubiertos, y tendremos una serie de desafíos por completar. Algunos fáciles, otros requerirán de habilidad y algunos de ingenio. Habrá que estar muy atentos a los diálogos y al contexto de cada mapa, pues algunos retos desafiarán tu mente y pueden tenerte rondas dando vueltas por el escenario sin progresar.

Las conversaciones entre los personajes son entretenidas y no interrumpen la experiencia. Esto es tanto bueno como malo. Bueno porque puedes disfrutar de las oleadas sin tener que prestar atención a nada más que a los zombies y malo porque parte de la historia está en las charlas y algunos tips para completar la partida.

El modo Zombies también es genial para disfrutarlo jugando en solitario.

El modo zombies ha sido, sin dudarlo, la mejor parte del juego. Para alguien que ha disfrutado de esta experiencia desde World at War, es reconfortante ver como la fórmula básica sigue intacta a pesar de los cambios que se le han añadido con los años. No jugaba este apartado desde Black Ops 2, por lo que en un inicio fue extraño, pero a las pocas horas de juego ya me encontraba recordando estrategias que utilizaba en Natch der Untoten, Kino der toten o Buried. Empezar la partida con una pistola, disparar una vez y rematar con un ataque cuerpo-a-cuerpo para obtener la mayor cantidad de puntos desde las primeras rondas, abrir todas las puertas y rondar por el mapa cuantas veces sea necesario para encontrar hasta el más mínimo easter egg.

Conclusión

Viéndolo por el lado objetivo, Black Ops 4 es que es un juego bueno/regular en todos sus aspectos. Sin embargo, esta es también su desventaja, pues realmente no destaca en algo. Ni frente a los juegos contra los que compite en el caso de Blackout, ni frente a entregas anteriores de la saga en el caso del modo zombie y multiplayer.

Pero, pensando como alguien que durante muchos años solo jugaba Call of Duty y no ha podido disfrutar de uno desde el 2012 (aunque muchos pueden opinar que no me he perdido de mucho), Black Ops 4 es una brisa fresca en la saga. Cómo se mencionó, la fórmula que hizo de la saga un éxito y que la mantiene vigente está ahí a pesar de todos los cambios. No se ha hecho irreconocible entre los saltos y los exoesqueletos, como en Advanced Warfare, ni se ha saturado, como en el intento fallido de regresar a los orígenes con World War II.

Lo bueno:

  • Jugabilidad entretenida y atrapante.
  • Recuerda a la jugabilidad de los CoD de casi una década atrás.
  • Tanto el modo Zombies como Multijugador han recibido cambios, pero mantienen la escencia Call of Duty.
  • Blackout se siente como un Call of Duty  battle royale y no como un juego distinto.

Lo malo:

  • Sacrificar la campaña (por más corta que sea) por incluir la moda del momento.
  • El mapa de Blackout resulta extenso para 88 jugadores.
  • Sistema de combate monótono en el multijugador.

Comments

comments