[Análisis] Pokémon Let’s Go Pikachu & Eevee, un innovador retorno a Kanto

A fines de los años 90 se desató toda una fiebre colectiva en el mundo de los videojuegos, capaz no solo de vender millones de cartuchos para una consola portátil, sino también de dar lugar a una exitosa saga que perdura hasta nuestros días con mucho éxito. Pokémon sería el nombre de dicha fiebre, surgiendo con su primera generación de juegos, llamados Rojo, Azul y Amarillo en nuestro territorio, los cuales nos presentaban el reto de hacernos con todos, entrenar a nuestro equipo y ganar la Liga Pokémon, y la mecánica de intercambiar y combatir con otros jugadores.

Hoy, poco más de 2 décadas de su lanzamiento, Game Freak nos propone una especie de remake de Pokémon Amarillo para Nintendo Switch añadiendo y experimentando con nuevas ideas, pero siempre respetando la premisa principal que hizo a la serie grande en su momento.

Como debe ser, el profesor Oak siempre nos dará la bienvenida a los juegos de Kanto.

UN RETORNO A KANTO CON NUEVOS AIRES

Pokémon Let’s Go, Pikachu & Eevee se muestra como un remake del recordado Pokémon Amarillo, donde nuevamente entablaremos una aventura rpg con combates por turnos, viajando en el mismo mapa de Kanto y con la misma narrativa que el clásico de Game Boy, aunque añadiendo mecánicas que inmediatamente recordarán a Pokémon GO.

Respecto a los elementos de antaño, como el mapa, los personajes, los equipos de los contrincantes y hasta los ítems secretos, todo se ha mantenido intacto, con muy ligeras excepciones estéticas. Cualquier fan de la primera generación va a sentir la misma experiencia multiplicada por mil y reconocerá cada elemento en pantalla, donde la nostalgia estará a la orden del día. Ello incluye recorrer cada ciudad, las guaridas del Team Rocket, atravesar los puentes más conocidos y hasta reencontrarse con los líderes de gimnasio.

El sistema de capturas de Pokémon GO es la mecánica más reconocible en esta nueva entrega.

Obviamente no todo será parte del pasado, pues tendremos también nuevas mecánicas adaptadas a nuevos tiempos. Quizá el sistema más reconocible en este caso sea la nueva forma de realizar las capturas. Muchos fans y veteranos de la saga veían este cambio con cierto escepticismo, pero para nosotros, tras algunas horas de iniciada nuestra partida consideramos que la nueva mecánica no solo es adecuada, sino que muy fácilmente puede reemplazar al antiguo modo de captura.

Para comenzar, ya no existe el antiguo encuentro aleatorio contra un pokémon, ahora las criaturas se encuentran a nuestra vista deambulando por la hierba y otros puntos, y la única manera de iniciar el encuentro es simplemente tocándolos. Esta decisión no solamente nos permite saltar un encuentro que posiblemente ralentice nuestro camino o la exploración, sino que nos permite escoger contra qué pokémon en específico queremos enfrentarnos, evitando los encuentros que no nos interesan para nada.

Un mundo Pokémon más vivo que nunca.

Esto no solo agiliza nuestras decisiones, sino que ver a las criaturas pasear y moverse bajo su propio ritmo nos hace sentir en un mundo Pokémon más vivo que nunca.

Una vez que entablamos contacto con un pokémon viene otro cambio interesante. Atrás quedaron los enfrentamientos directos contra un pokémon cotidiano, ahora se presenta un sistema de captura completamente idéntico a Pokémon GO, en el cual debemos lanzar las Poké Balls mediante el joycon, o el accesorio Poké Ball Plus. También podremos emplear las bayas para conseguir efectos secundarios.

A su vez, si estamos jugando en modo portátil, podemos emplear controles más tradicionales, como el stick y los botones, o sino también el giroscópio.

Cabe destacar que dicho sistema no será obligatorio para todas las criaturas, pues para algunos pokémon especiales y los legendarios obviamente tendremos que entablar una batalla contra ellos antes de proceder a la pantalla de captura.

NUEVO SISTEMA DE ENTRENAMIENTO Y CRIANZA

Tras los cambios en el sistema de capturas y lucha contra Pokémon salvajes, uno se preguntaría si han variado los combates tal como los conocemos. La respuesta afortunada para muchos es no. Nuevamente regresan los combates por turnos, batallas de hasta dos contra dos, los límites de cuatro movimientos por criatura, y como debe ser, las relaciones entre tipos y la naturaleza de ataques físicos y especiales.

Como buen añadido, tenemos en esta entrega la inclusión del tipo acero, el tipo siniestro y el tipo hada, además de las megaevoluciones.

Las batallas dos contra dos no faltaron.

Queda claro que Game Freak ha buscado presentar un meta no muy complicado, pero no por ello demasiado simple, de modo que un jugador poco experimentado pueda introducirse fácilmente al competitivo, pues no veremos el tema de las habilidades o equipación de objetos. Sin duda, tenemos un equilibrio en los combates donde tanto los jugadores recién iniciados como los veteranos podrán luchar sin mayores complicaciones.

Tal y como hemos visto en los juegos principales, sobre todo los primeros, durante la aventura los entrenadores que quieran desafiarnos estarán a la hora del día, y si buscamos enfrentarnos a todos realmente tendremos para rato. Para aquellos jugadores que no deseen dar muchos rodeos en su aventura, felizmente la mitad de los retadores se puede evitar sin problemas.

Si buscábas batallar contra entrenadores, enfrentamientos no te faltarán.

Al clásico sistema de batallas se le une un renovado sistema de crianza. Como muchos sabemos, no todas las criaturas de una misma especie son iguales, aún en un mismo nivel. Existen los valores individuales que otorgarán algunos pequeños beneficios extra en algunas estadísticas, y en este caso, encontrar el pokémon perfecto solo será cuestión de precisión y un poquito de suerte.

Atrás quedó la tediosa tarea de aparear una especie con un Ditto, incubar en la guardería y pasar tardes enteras que para muchos era una actividad realmente nada divertida. Ahora finalmente las cosas cambian con el sistema de rachas.

El mismo sistema de captura proporciona una nueva mecánica de crianza, menos aleatoria y más entretenida.

¿En qué consiste esto? Si nos encontramos en un punto donde se encuentren varios pokémon de una misma especie y nos disponemos a atrapar a varios seguidos sin que ninguno se escape, iremos poco a poco aumentando las chances de obtener pokémon más raros, con estadísticas más altas o que incluso sea variocolor o shiny.

Esto contrasta en gran manera con el antiguo sistema de crianza, pues ya no dependemos de una suerte que en ocasiones llega a ser muy lenta, sino de nuestra habilidad, que de paso puede llegar a generar cierta tensión pues basta que solo uno se escape para tener que repetir todo el proceso nuevamente.

LA MAGIA DE KANTO QUE TODOS RECORDAMOS

Surfear nunca ha sido tan divertido.

Pokémon no será quizá un juego que destaque por su apartado técnico. De hecho los modelos, efectos y animaciones son poco elaboradas para un juego de la actual generación, pero lo que llega a imponerse a estos aspectos es su sobresaliente diseño artístico, colorido, donde cada elemento ha sido muy cuidado, ofreciendo un mundo lleno de vida. Prácticamente toda la experiencia que hayamos vivido hace 20 años, o hace 15, se muestra ahora nuevamente pero rediseñado con mucho carisma y todo luce realmente increíble.

Las ciudades, los paisajes forestales, los puentes, los interiores de cada edificación y hasta los paisajes de mar y las islas se muestran con mucho detalle mientras recorremos Kanto. Los personajes no se quedan atrás, desde nuestro rival, el profesor Oak, el equipo Rocket, y hasta los líderes de gimnasio se muestran con mucha más personalidad que nunca. Ya de partida podemos decir que surgirá gran expectativa por ya querer conocer el siguiente gimnasio apenas acabemos uno.

Respecto a la banda sonora, se han recuperado absolutamente todos los temas clásicos de la primera generación bajo nuevos arreglos donde priman sobre todo los instrumentos de cuerda, que en todo momento son una auténtica delicia para nuestros oídos, sobre todo para las batallas de gimnasio, que ahora son más tensas que nunca.

Respecto al aspecto de efectos de sonido, quizá haya un cierto descontento en algunos fans, pues no se consideró la opción de otorgarle a las criaturas sus gritos basados en el anime, con excepción de Pikachu y Eevee, todos ejecutan su grito característico de siempre.

MUCHAS SORPRESAS INCREÍBLES, Y OTRAS MEJORABLES

Completar la historia principal del juego no es realmente difícil, y si buscamos que sea un auténtico reto sin emplear pokémon muy leveleados tampoco será nada fácil, pues sobre todo los últimos retadores tendrán equipos con unas combinaciones excepcionales. En general nos puede tomar entre 15 a 20 horas finalizar, aunque esta cifra puede extenderse dependiendo qué tanto deseamos entrenar, explorar y capturar.

Además de completar la pokédex con las 151 criaturas, lo cual no es realmente difícil, pues muchos pokémon que antes eran realmente raros ahora aparecen más fácilmente, tendremos algunos desafíos post-game, como los Entrenadores Maestros, los cuales a pesar de ser varios, no resultan a la larga un desafío tan atractivo, y conllevan algunas condiciones que pueden resultar tediosas.

No obstante, regresan las revanchas contra los líderes de gimnasio, así como también contra los tres protagonistas de la primera generación: Rojo, Azul y Verde.

UN REMAKE INNOVADOR, AUNQUE SUPERABLE

En definitiva, Pokémon Let’s Go, Pikachu & Eevee! resultan una experiencia divertida, y a pesar de ser un remake, se siente única, y una opción que gustará tanto a veteranos como a los que inician en la saga. A pesar de la simplificación en algunas mecánicas, estos cambios aseguran un mejor camino para la saga.
A pesar que se presente un post-game un poco escaso, todo el camino hasta dicho punto es un viaje que nos hará sentir a muchos 20 años más jóvenes, en especial por su dirección artística, tanto gráfica como sonora.
Game Freak sin duda ha logrado un nuevo paso en la saga manteniendo lo que ya conocemos pero aportando frescura a la saga, aún cuando pensábamos que la fórmula podía estar agotada. Sin duda, tras las 20 horas en su aventura, y aún reforzando mi equipo competitivo, debo decir que todo aquel fan, veterano o nuevo, debe darle una oportunidad a este título.

Lo bueno:

  • Su acabado artístico se nota muy bien cuidado y trabajado.
  • El nuevo sistema de captura aporta en gran medida a la saga renovando la crianza.
  • Se ha propuesto un sistema de combate y entrenamiento fácil de introducir a los nuevos jugadores, y no tan simple para los veteranos.
  • La música y sus nuevos arreglos son una delicia para los oídos.
  • Agilización en el uso de movimientos para desplazarnos de un lado al otro o interactuar.
  • Kanto siempre será una increíble propuesta para todo tipo de jugadores, y la nostalgia estará presente.

Lo malo:

  • Post-game de la aventura principal muy corto.
  • El online requiere un mejor match-making.
  • Quizá para algunos, que no haya opción de escuchar los gritos de los pokémon del anime.

 

Comments

comments