[Análisis] Dragon Ball Z: Kakarot – ¿La adaptación definitiva del anime?

Este análisis fue realizado gracias a una copia digital para PC otorgada por Bandai Namco Latinoamérica.

Recuerdo cuando a mediados de la década de 1990 empezó a sonar por cualquier medio el nombre Dragon Ball. Desde las conversaciones del colegio hasta en la última tienda del barrio. Todos eran conscientes de que se trataba de un conjunto de aventuras, combates y elementos que, unidos, nos otorgaban algo muy diferente a lo que estábamos acostumbrados. Las aventuras de Gokú continuaron en Dragon Ball Z, subiendo las dosis de emoción a nuevos niveles. Desde merch, tanto oficial como no oficial, hasta los videojuegos. Veíamos Dragon Ball en todas partes, por lo que se trata de una franquicia que está en la mente de más de una generación.

No obstante, si hablamos de los videojuegos, si bien hemos tenido diversidad de propuestas, casi siempre las palmas iban para los títulos meramente de lucha, como el caso de Budokai Tenkaichi 3, o más recientemente Dragon Ball FighterZ. Hasta entonces no lográbamos recibir un título que pudiera cubrir la trama y el argumento como el anime se lo merecía, hasta ahora. ¿Es Dragon Ball Z: Kakarot el videojuego de acción y aventura que estábamos tanto anhelando? Es momento de descubrirlo.

 

El cielo resplandece a mi alrededooooor…

Tan solo con iniciar el juego una intro cargada de nostalgia nos anticipa todo lo que nos vamos a encontrar. Dragon Ball Z: Kakarot es el más grande homenaje a la historia del manga del mismo nombre. Recorreremos las sagas de los Saiyans, Freezer, Cell y Majin Buu, y todo de manera directa sin caer en relleno como Garlick Jr. o el torneo del Otro Mundo. Conforme la historia va progresando se nos van presentando cada vez más personajes, incluyendo pequeñas explicaciones para que los jugadores no tan familiarizados con el universo de Dragon Ball puedan entender lo que está pasando.

En cada arco argumental, que a su vez se divide por capítulos, el legendario Saiyajin Gokú y sus amigos harán frente a los distintos villanos que amenazan a la Tierra, y es aquí donde iremos descubriendo un sinfin de sorpresas y contenidos.

El sistema de juego mezcla mecánicas de aventura, RPG y combates en tiempo real. Por lo general tendrás a tu disposición a distintos personajes que se irán rotando dependiendo de la situación, y deberás realizar objetivos principales o explorar el enorme mundo abierto en búsqueda de objetos y secretos. Estos personajes subirán de nivel e irán mejorando sus estadísticas y aprendiendo nuevas técnicas de combate, habilidades y hasta transformaciones.

 

Combate elevando tu ki al máximo

Tan solo al iniciar nuestra campaña ya tenemos un combate mano a mano con una base que se mantendrá para el resto de la historia. Básicamente combates en que los luchadores se mueven a gran velocidad por tierra y aire , buscando reducir a cero la vitalidad de nuestros oponentes mediante una serie de combos que se pueden ejecutar de manera automática con un solo botón, así como también lanzar ráfagas de poder (ki), o utilizar las técnicas más poderosas velando por que tu medidor permanezca siempre cargado. Lo bueno de este sistema es que combinando máximo dos botones podremos ejecutar diversas cadenas de movimientos, por lo que no será necesario memorizar complicados movimientos de palanca para cada golpe, y cada técnica especial puede ser asignada a tu gusto personal.

Obviamente no todo será ataque, puesto que tendremos que evadir los ataques que nos vayan a llegar o en todo caso cubrirnos para reducir la cantidad de daño que vayamos a recibir. Este es un aspecto que va evolucionando en dificultad con cada capítulo así que deberás estar cada vez más preparado para reaccionar velozmente, saber cuándo contraatacar y no acabar mordiendo el polvo.

El juego ofrece diversos enemigos con una variada gama de ataques, los cuales pueden ir cambiando su modo de lucha dependiendo de cómo progrese la batalla. Tendremos a los clásicos esbirros y enemigos comunes (que a veces pecan de repetirse mucho), pasando por mini jefes de las distintas sagas, hasta enfrentarnos con los villanos principales de cada arco, cuyos enfrentamientos serán los más espectaculares y exigentes, puesto que no dejarán de atacar con habilidades cada vez más poderosas.

En Dragon Ball Z se ha dicho en más de una ocasión que el trabajo en equipo siempre resulta mejor, y aquí no será la excepción. En algunas oportunidades podremos hacer frente a los villanos acompañados de otros personajes que hayamos ido leveleando, máximo dos. Estos acompañantes no solamente te ayudarán a quitarte a los enemigos de encima a base de golpes, sino que también ejecutarán técnicas a modo de asistencia, las cuales se van recargando nuevamente una vez usadas. Sin embargo, si quieres un golpe demoledor tendrás que probar los Combos Z, un ataque en conjunto que restará una porción de vida súper generosa a tus adversarios.

Como buen juego de Dragon Ball no estarán ausentes los movimientos característicos de muchos personajes, desde el clásico Kamehameha, el Taioken de Krilin, el Atomic Blast de Vegeta, la Genkidama, entre muchos otros. Algunas veces incluso podremos potenciar estos movimientos si cumplimos algunos requisitos o si la batalla lo amerita, premiando nuestra precisión en el combate.

 

Entrena como un Guerrero Saiyajin

Si queremos tener las mejores estádisticas, las mejores técnicas o perfeccionar nuestro estilo de combate y habilidades tendremos que realizar distintas tareas y librar combates de forma regular. Siendo un juego enfocado a aventura RPG cada personaje irá ganando experiencia para subir de nivel, y con esto sus características. Para dichas mejoras tendremos un árbol de habilidades único para cada guerrero. Estas se irán habilitando subiendo de nivel, y las podremos desbloquear con orbes Z de distintos tipos que podemos obtener tanto en el mapa como luchando.

También será posible entrenar en algunos puntos específicos del mapa para conseguir nuevas técnicas o versiones alternas de otras, como por ejemplo un Kamehameha menos poderoso, pero que se guiará hacia el oponente, o un puñetazo un poco más lento pero con mayor probabilidad de romper la guardia del contrincante u ocasionar un aturdimiento.

Conforme vayas progresando en la historia irás ganando acceso a todas estas mejoras, lo que nos otorga una evolución más que decente entre cada combate, y a veces hasta sentirás que cada uno se siente más divertido que el anterior y con mucha expectativa por el siguiente. 

Otra de las mecánicas que se vieron de introducir en el juego son las comidas y platillos, los cuales se podrán preparar con diferentes ingredientes e insumos que podemos comprar o buscar en el mapa. Estos son muy variados y nos otorgarán algunas pequeñas ventajas para los combates, aunque su efectividad se hace muy imperceptible, sin mencionar su corta duración, lo que los vuelve un elemento poco aprovechado para el desarrollo de la historia.

 

El mundo de Dragon Ball que nos toca descubrir

No todo serán combates. Estamos hablando de una aventura RPG, y en este caso Dragon Ball Z: Kakarot nos ofrece un inmenso mundo abierto con las locaciones más emblemáticas de la serie, las diferentes ciudades, los pantanos, praderas, desiertos, las montañas que fueron hogar de Gokú, entre muchos otros lugares. Todos lucen muy bien detallados y nunca se sienten vacíos, siempre encontrarás a algunos lugareños, animales y pequeños emplazamientos de interés. No obstante debemos destacar las ciudades, las cuales presentan mucho movimiento, vehículos yendo de un lado al otro y multitudes de personas haciendo su vida diaria.

No obstante, no podemos dejar de lado un aspecto negativo del gigantesco mapa del juego. No se trata de un gran mundo conectado, sino de distintas estancias a las que se accede directamente por el mapa principal, y esto acarrea regulares tiempos de carga si queremos ir de un lugar al otro, los cuales pueden ser muy tediosos si estamos disfrutando las versiones de consola.

Pese a ello, el título es muy generoso con la cantidad de misiones secundarias y personajes que nos podemos encontrar en el mapa, y algunas veces no se tratará de simples tareas, sino de acciones que expanden aún más la historia y que hasta nos podrían recompensar con objetos o coleccionables no posibles de conseguir de otra manera. No olvides también aprovechar los Intermedios entre sagas, te permiten mejorar tus estadísticas para poder hacerle frente al nuevo enemigo que amenaza a la Tierra.

Explorar el mapa tiene su recompensa, y no solo si se trata de coleccionables. Para los más veteranos del anime será un júbilo encontrarnos con algunas localizaciones u objetos que rápidamente tocarán la nostalgia con solo verlos. Otro buen detalle que se vio de incluir fueron las postales que encontraremos repartidas por todo el mundo, las cuales muestran escenas clásicas del primer anime de Dragon Ball, conectando así gran parte del lore que ocurrió antes de todas las sagas.

No nos olvidamos de otras actividades complementarias que podemos realizar, desde pescar (obligatorio en todo juego de mundo abierto), realizar carreras de robots y conducir vehículos, y hasta jugar al béisbol con Gohan.  Si bien algunas podrían no tener mucha profundidad, quizá puedas encontrarle un poco de gusto a alguna de ellas.

Pero si hay una actividad extra en la que podríamos permanecer más apegados por buen rato seria la típica búsqueda de las Esferas del Dragón. Gracias al radar de Bulma podremos buscarlas en diferentes lugares, y una vez que invoquemos al dragón Shen Long podremos pedirle algún deseo como resucitar a enemigos ya vencidos para luchar nuevamente contra ellos o pedir objetos muy raros de encontrar.

En general Dragon Ball Z Kakarot tiene una gran cantidad de desbloqueables repartidos por el mapa, y distribuidos en diferentes conjuntos, desde el Muro de la Comunidad, donde podremos asignar a cada personaje según las relaciones que tiene con otros para obtener pequeñas mejoras, hasta el álbum de cartas y la Enciclopedia Z.

 

Una bonita presentación cargada de nostalgia

Dragon Ball Z: Kakarot repasa por completo la historia de Dragon Ball Z en sus distintas sagas. Casi a modo de ver una serie tendremos varias cinemáticas que nos relatarán el desarrollo de la historia. Para esto el aspecto artístico del juego es una de sus mejores cartas, puesto que el cel shadding otorga una estética que encaja de manera tan perfecta que por momentos pareciera que estamos frente a una auténtica remasterización del anime.

Si nos vamos a analizar la animación tendremos dos caras de una misma moneda. Durante los combates y la exploración esta suele ser fluida, sin bajones de cuadros aparentes, y con elementos en pantalla que nos tienen al tanto de todo lo que está ocurriendo. Lo mismo en las cinemáticas, aunque las hay también algunas medio flojas (y no son pocas). De vez en cuando veremos movimientos y animaciones muy poco trabajadas, y algunos momentos clave no se salvaron de este defecto.

Otro aspecto del que quizá algunos vayan a quejarse sea la disminución del grado de violencia de algunas escenas muy recordadas, aunque claramente esto responde a temas de clasificación por edades con el fin de hacer llegar el título a una audiencia más amplia. Es necesario advertirlo, no veremos sangre, ni decapitaciones o desmembramientos de algunos personajes, como los Androides por ejemplo.

Pese a ello se han mantenido algunas clásicas animaciones en los combates contra los villanos principales, por lo que el golpe que hace vomitar a Freezer, la patada que le deforma la cara a Cell, o la mordida a Majin Buu seguirán presentes como un buen guiño a la versión original de estas escenas.

Respecto al sonido, CyberConnect2 (los desarrolladores del juego) han otorgado un buen sistema que realmente suena a Dragon Ball en sus diferentes facetas. Cada golpe, cada fuente de energía y cada técnica especial es fiel a la serie.

Si hablamos de la banda sonora no todo es Guerrero de Clase Alta. Si bien tenemos diferentes piezas musicales que no son exactamente iguales al anime, los arreglos se escuchan muy bien trabajados y encajan en la mayor parte de la aventura, aunque hay algunos que ya al cabo de un par de horas pueden sonar algo repetitivos y sin carisma.

 

Shen Long no puede conceder todos los deseos

Pese a todo esto el juego está lejos de ser perfecto o al menos la adaptación definitiva de la saga. Además de algunos desaciertos ya mencionados hay más que recalcar. Para comenzar no todas las misiones secundarias pueden dejarse para después. Al menos hasta el momento de escribir esta nota, si no has realizado una tarea extra en el momento adecuado no podrás retomarla más adelante, principalmente porque, como ya se ha mencionado, algunas están estrechamente relacionadas con el argumento. Se ha hablado de que se va a habilitar pronto una máquina del tiempo para regresar al momento preciso en que podemos retomar las misiones, pero por ahora toca esperar.

Otro gran desacierto ha sido el no poder disfrutar de esta historia mil veces contada en nuestro idioma (nisiquiera los subtítulos fueron traducidos en español latino, sino ibérico), aunque esto responde mucho a si la casa de doblaje se encuentra dispuesta a realizarlo. No obstante estamos hablando de Bandai Namco, el principal publisher si de juegos de anime se trata, y la que tiene a su disposición a grandes voces del doblaje latino con solo levantar el teléfono. Sin duda esta entrega del más grande shonen de la historia del anime pudo haber llegado mucho más alto con un buen doblaje al español latino con las voces que tanto recordamos.

Finalmente, es necesario mencionar que el juego no se encuentra aun debidamente pulido en cuanto a programación. En más de una oportunidad he tenido que regresar a un punto de guardado debido a algunos bugs, desde personajes invisibles hasta caídas al vacío sin explicación aparente (“clipping”).

El juego ha resultado una muy buena experiencia, pero aun está lejos de estar terminado por completo. Esperemos que se vaya solucionando con futuros parches.

 

¡Hacia una nueva aventura!

En definitiva, Dragon Ball Z: Kakarot ofrece la experiencia de la serie más ambiciosa y más fidedigna a la fecha, no solo por su sistema de combate con mucho que desarrollar y habilidades que aprender, sino también por la gigantesca gama de actividades que podemos realizar y todo lo que podemos descubrir en su enorme mapa.

Su presentación, tanto en aspecto artístico, animación y sonido le suman valiosos puntos y realmente se siente como Dragon Ball, aunque con pequeños desaciertos que de haberse observado mejor pudieron haber otorgado un título de las aventuras de Gokú casi definitivo. Aun así, seas o no tan fan de la serie el juego te otorgará varias horas de diversión y una jugabilidad que va evolucionando con cada capítulo.

Te recomendamos personalmente la versión de PC por su excelente optimización, sea para equipos de gama alta, media o de entrada, además que un disco duro sólido te reducirá en gran medida las numerosas pantallas de carga que te encontrarás. Cabe mencionar que hasta una tarjeta de generación pasada (serie GTX 900) te otorgará Full HD a 60fps.

Lo Bueno:

  • Un sistema de batalla fácil de entender, que funciona, y con larga curva de aprendizaje.
  • Árbol de Habilidades y sistema de entrenamiento que otorga combates que van evolucionando en cada arco argumental.
  • Un mapa inmenso, detallado, con vida y repleto de actividades, secretos y misiones.
  • Los escenarios y personajes realmente se sienten como dentro del universo de Dragon Ball.
  • Hay varios guiños y escenas muy bien recreadas.
  • El juego maneja la trama principal del manga y anime, sin detenerse por rellenos.
  • Aspecto artístico de gran nivel, animaciones y fluidez en los combates y en la exploración.
  • Los arreglos de los temas musicales clásicos están correctamente trabajados.
  • Buena cantidad de coleccionables y desbloqueables.
  • El juego está diseñado para que incluso los no tan familiarizados con Dragon Ball puedan disfrutarlo.

Lo Malo:

  • Hay varias escenas y cinemáticas donde se nota una falta de esmero en las animaciones.
  • Las misiones secundarias que desaparecen si decidimos dejarlas para después.
  • Tiempos de carga regulares debido a su sistema de mundo abierto.
  • Algunos bugs que arruinan la experiencia de juego.
  • No tenerlo doblado a nuestro idioma, y los subtítulos están en español ibérico.
  • Algunos cuantos problemas de la cámara en los combates. Suele colocarse en el sitio menos indicado.

Comments

comments