análisis Stray

[Análisis] Stray – Una aventura cibergatuna llena de sorpresas

Una de las mayores bondades de las que pueden presumir los juegos independientes es su capacidad para arriesgar en sus propuestas. Si bien no dejan de poner en juego un cierto presupuesto no es lo mismo que apostar millones y millones de dólares de una superproducción. Y esto es lo que aprovecha también un título que de pronto se ha puesto en boca de muchos, pese a que se anunció ya hace 2 años. Este no es otro que Stray, el juego del gatito, el gato cyberpunk, o como quizá le conozcas. ¿Pero qué es lo que lo ha vuelto tan encantador que acapara el mundo gaming y redes sociales de personas no tan pegadas a los videojuegos? Eso vamos a descubrir hoy en este análisis de Stray, luego de pasarlo más de una vez.

análisis Stray (1)

¿Los gatos y los robots se llevan bien?

Lo primero que vimos cuando nos mostraron material de Stray fueron básicamente 3 cosas: un gatito perdido, máquinas humanoides y una ciudad futurista distópica. Stray para quienes no lo sepan, significa extraviado, aunque se lo referencia a los animales callejeros. Esto se relaciona justamente al gatito real que fue adoptado por el estudio e inspiró el videojuego. Sin embargo, conforme vayamos avanzando nos iremos dando cuenta que el título no solo engloba a un elemento. No quiero hacer spoilers, esto último te tocará descubrir a ti.

La historia no arranca de forma tan compleja. Tan solo en los primeros minutos veremos como nuestro protagonista vive su día a día con su familia, aprenderemos a movernos y a realizar las acciones más básicas, como maullar y hasta rascar. Tras un suceso, inevitablemente el gatito caerá de alguna forma hasta llegar al interior de una oscura ciudad olvidada. A partir de aquí no hay marcha atrás, tenemos que encontrar una salida, interactuar con nuestro entorno y movernos con cuidado. Pero para ello no estaremos solos. Luego de explorar un poco y resolver unos pequeños rompecabezas nos encontraremos con B-12 (haciendo referencia al nombre del estudio), un pequeño robot que, tras darnos una pequeña presentación, nos dará algunas facilidades extra, sobre todo traducirnos lo que los habitantes robóticos quieren decirnos.

análisis Stray (21)

Una ciudad olvidada, y que nos toca recorrer

Yendo al apartado jugable debemos ser directos con Stray en cuanto a su género. No se trata de un plataformas aunque a primera vista pueda parecerlo. El gatito puede saltar y dar brincos de un punto al otro, pero todo está limitado dependiendo de si podemos o no hacerlo. Por ejemplo, si nos acercamos a una mesa aparecerá el botón de salto listo para ser presionado, y que nos permitirá brincar de forma precisa, sin mediciones. Esto en parte trae sus beneficios, pero también sus contras.

análisis Stray (12)

En primer lugar ayuda a que casi cualquier jugador disfrute el juego.De haber sido un plataformas en 3D más libre tendríamos que calcular bien los saltos. Solo basta con mover bien la cámara y acercar lo suficiente al gato para que aparezca la X y tengamos la chance de saltar. Sin embargo, esto ha sido limitado por los desarrolladores. Hay casos en los que, por mera imaginación, podría saltar sobre algunos objetos sin necesidad de un indicador. Esto hubiera también generado que nuestro recorrido esté más limitado por nuestra imaginación, y no por el videojuego mismo. Como decimos, no es todo un sistema complejo como por ejemplo Assassin’s Creed, pero cumple su principal cometido.

De allí sigue la otra cara de la aventura, explorar, conversar e investigar. B-12 nos sirve para dos cosas esenciales. La primera es poder comunicarnos con los habitantes robóticos que aparecerán luego de pasear un poco por las calles. Esto nos permitirá conocerlos, saber un poco de su historia y recibir pistas de adónde debemos movernos. La otra función es servirnos como un inventario. Durante la travesía tendremos que recolectar llaves, cuadernos y otros objetos clave, que tendremos que usar cuando lo requieran o cuando pensemos que podrían ser útiles. El juego te invita a hablar con todos y reunir toda la información posible de dónde moverte y a quién recurrir.

Stray

No todo es camino lineal y tranquilo en el mundo subterráneo

Como mencionamos líneas arriba, el juego durante dos etapas te da una especie de mini mundo abierto. Podrás tomar una ruta no lineal para ir de un sitio al otro para cumplir pequeñas misiones secundarias. Hay tareas que puedes cumplirles a algunos habitantes que no son necesarias para progresar en la historia. Tampoco voy a decir que son en una cantidad equivalente a las de un sandbox AAA porque estos le hacen más que sombra. No son muchas, pero allí están.

Adicionalmente, y más allá de explorar el juego también nos incluye mecánicas extra, como sigilo, persecuciones y hasta una etapa de survival-horror. En algunas partes deberás moverte en lo posible sin ser visto si no quieres acabar en serios problemas. De hecho el juego te premia si es que ni siquiera ocasionas alguna sospecha. ¿Pero y qué sucede con las persecuciones y supervivencia? Resulta que la ciudad no es solo habitada por robots, sino también por unas extrañas criaturitas conocidas como zurks. Estos bichos que parecen la versión Disney de los headcrabs de Half-Life suelen aparecer en manadas y no dudan en devorar lo que sea, incluyendo carne o metal. ¡Sí, comen robots! Si nos los encontramos debemos evitarlos a toda costa hasta que podamos defendernos de ellos de alguna forma.

Stray zurks

No me olvido de los puzzles que tiene el juego, aunque no son demasiado complejos, y algunos incluso se pueden solucionar con un par de botones. Podemos hacer cosas desde simplemente empujar una caja a un punto hasta descubrir una pista en una sala para poder escapar.

En general, y para este análisis debo decir que globalmente Stray tiene un ritmo y un escenario variado. Siempre hay diferentes matices y lugares que hacen que el juego no se estanque. Hay una mezcla de todo, pero siempre enfocado a ser una aventura.

análisis Stray (25)

La narrativa y ambientación, quizá su punto más fuerte

Stray es de esos juegos que te llama mucho la atención al verlo. La ambientación de todos los escenarios de un futuro distópico es increíble. Y esto se logra con diferentes aires. Hay algunos lugares muy bonitos, algunos más naturales y otros donde las luces de neón son el principal foco, hasta otros que desbordan una depresión absoluta. No olvido mencionar a las máquinas humanoides. Cada uno cuenta con un estilo propio y se los diferencia muy bien. Incluso hay unos cuantos que te rememoran a personajes de la cultura popular. Stray cuenta con un apartado artístico soberbio.

En cuanto a la narrativa, no solamente dependeremos de ir conversando con cada habitante y conocer su historia, así como viendo los escenarios. Uno de los aspectos esenciales de su replay value es encontrar todos los recuerdos de B-12, escondidos en algún mural o un objeto. De esa forma no solo iremos revelando su pasado, sino también dónde estamos y qué ha pasado aquí. Eso sí, cada jugador podría tener y formular sus propias teorías y mensajes, pero quiero dejar algo en claro en este análisis: Stray es un videojuego que conforme más avanzas más deprimente se pone. Esto no es bueno ni malo, simplemente algo que te debo indicar que existe.

¿Ya hablé sobre la música? También es un aspecto positivo del videojuego. No solamente veremos compases un poco más movidos en la ciudad, donde haya más movimiento, tipo como música lo-fi, sino también algunos pasajes más tristes y suaves. Y obviamente no dejo de lado los momentos de tensión durante las etapas de sigilo y persecución.

¿Un juego del futuro debe correr bien, verdad?

Para realizar este análisis de Stray he jugado a la versión de PlayStation 4 gracias al PlayStation Plus Extra. En general el juego corre bien a sus 30 cuadros por segundo. Sin embargo, hay momentos, sobre todo cuando hay muchos elementos como la iluminación de luces de neón, en que suceden pequeños freezeos y la acción se corta. A su vez, los tiempos de carga en caso recibas una pantalla de Game Over se sienten un poco largos. Sé que esto se puede solucionar con tener una plataforma con SSD, pero sin duda pudieron haber optimizado mejor el juego.

Stray bug
Hasta ahora nadie sabe si esa capucha flotante es un bug o algo del lore.

 

En general, si no llevas prisa, pero tampoco eres muy coleccionista el juego te puede tomar de 5 a 7 horas terminarlo. Esto también depende de tu percepción para encontrar e interpretar pistas. Luego de ello puede tomarte hasta unas 12 horas para obtenerlo todo. El juego es relativamente corto, pero al menos no se siente que se estire de forma artificial. Eso sí, y como dije líneas arriba, conforme más avanzas más te llega a encantar, y el final puede dejarte un poco con ganas de más.

análisis Stray (23)

Jugar como un gato es algo único

Stray no es para nada un mal juego, pero tampoco sobresaliente. Maneja bien la premisa de ser un gato y vivir una aventura con diferentes matices, como exploración, sigilo y supervivencia. Sin embargo, aunque es un juego accesible sus mecánicas pueden sentirse muy simplificadas. También puede sentirse un poco corto, pero no se extiende artificialmente. Esto se compensa con su bella ambientación, su música, su narrativa, sus personajes y el buscar descubrir qué pasó en dicho lugar. Si eres fan de los gatos, juégalo, te encantará. Si no, puedes darle una oportunidad o sino esperar un poco a una rebaja. Eso sí, en Steam está muy barato.

análisis Stray (18)

Lo bueno:

  • La propuesta se siente fresca, y te llama la atención a primera vista.
  • Un sistema de juego sencillo donde cualquiera puede animarse a jugar.
  • La aventura repasa exploración, diálogo, puzzles, sigilo y supervivencia.
  • Su aspecto artístico y la ambientación son muy sólidos y bellos.
  • Las historias de los personajes y la narrativa, muy bien elaborados.
  • La música del juego funciona perfectamente.
  • Incluye una cierta cantidad de coleccionables y desafíos que aportan rejugabilidad.

Lo malo:

  • Las mecánicas son sencillas, pero se sienten demasiado simplificadas.
  • El juego te limita a explorar únicamente por puntos ya previamente fijados.
  • Algunos percances técnicos en la versión de PS4.
  • La duración en general para un juego de su tipo puede ser corta, pero no se alarga innecesariamente.

nota

¿Te gusta esto? ¡Compártelo!