ANÁLISIS shin megami Tensei V Vengeance

[Análisis] Shin Megami Tensei V: Vengeance – La Venganza de Atlus

Este análisis se ha realizado gracias a una copia de Shin Megami Tensei V: Vengeance para Steam otorgado por SEGA Latinoamérica y Atlus

Cuando pensamos en los gigantes de los RPG japoneses, generalmente mencionamos Dragon Quest, Final Fantasy o Pokémon. Nombres como Shin Megami Tensei no resuenan tanto en Occidente; sin embargo, no por ello son menos importantes. Este fue el primer juego en el género de Monster Catcher. Su lanzamiento tardío en Occidente, el mal branding, entre otros factores, afectaron negativamente su popularidad. Aunque se considera un nicho, desde 2014 ha ganado más reconocimiento, especialmente entre los fans de la saga Persona. Antes de dar rienda a este análisis, merece señalar que Shin Megami Tensei V: Vengeance es un relanzamiento del videojuego original de 2018 que incluye una historia adicional completa, además de varias mejoras de calidad de vida. ¿Merecerá la pena? Vamos a averiguarlo.

análisis Shin Megami Tensei V Vengeance

El inicio de una odisea divina

Atlus tiene la característica de protagonizar la historia a través de un escolar de secundaria. En esta entrega no será distinto: usaremos a (nombre original del protagonista), ya que cada protagonista, a pesar de poder ser nombrado según el deseo del jugador, tiene un nombre propio en cada entrega de SMTV. Nuestra vida cotidiana se verá interrumpida y seremos arrastrados a un mundo desértico llamado Netherworld.

La narrativa tiene un claro tinte bíblico (católico), sin entrar en muchos spoilers. Al inicio, el cambio es brusco, genera muchas preguntas y ofrece pocas respuestas. Asumiremos un rol importante sin saberlo, en una guerra entre ángeles y demonios. Los motivos los iremos descubriendo mientras desenmascaramos nuestro papel en esta contienda. Junto a un misterioso personaje llamado Aogami, uniremos fuerzas para combatir el hostil entorno del Netherworld.

Encontraremos una variedad de personajes, cada uno con su debida importancia en esta compleja historia. Como primerizo en la saga SMTV, uno de los elementos que más me llamó la atención es que, además de tener que recolectar ángeles y demonios para que nos ayuden, conoceremos más de ellos, no solo sus atributos y habilidades, sino también sus deseos, metas y sus historias.

Parece que todas estas narrativas que involucran a escolares salvando el mundo, reflejan ciertos sentimientos de los japoneses. Además de la responsabilidad de llevar una vida escolar normal, con buenas notas y todo lo que conlleva, tendremos la tarea de intervenir en esta guerra divina para determinar el destino del mundo.

Shin Megami Tensei se caracteriza también por tocar temas filosóficos en sus tramas. Aquí, nuestras decisiones nos harán apoyar el orden establecido o el caos. A menudo, los personajes nos preguntan nuestra posición sobre distintos asuntos morales o nos invitan a tomar nuestras propias decisiones. Conocer personalmente a los “buenos” y a los villanos refuerza esta idea. En muchas misiones podemos ver cómo es la vida de un demonio y descubrir que a veces actúan de manera más humana que los propios humanos.

Al inicio de este relanzamiento, tendremos la opción de elegir entre dos rutas: el Canon de Creación y el Canon de Venganza. Esta última es la nueva adición, que sigue la historia original, pero se diferencia radicalmente a partir de la mitad del juego. Estas rutas tendrán finales totalmente distintos. Habrá tres finales para cada ruta: orden, caos o neutral. Estas opciones se explican por sí solas y caeremos en una de ellas dependiendo de las decisiones que tomemos en los diálogos.

análisis Shin Megami Tensei V Vengeance

Uno de los nuevos personajes femeninos más destacados no solo aparece de forma pasiva. Ella está muy integrada en todo el juego, aportando información nueva, interactuando constantemente en los diálogos con los demás personajes, lo que da la sensación de que es un juego aparte. Muchas personas recomiendan jugar primero la ruta de venganza, ya que el camino con Yoko Hirumine replantea muchos cabos sueltos y hace que la trama sea mas interactiva por como se relaciona a los demás personajes y la perspicacia que maneja en su mundo alrededor.

Los diálogos entre los personajes y nosotros no se sienten muy naturales. El juego se esfuerza en esconder información de la trama hasta que se alcanza cierto punto, lo que causa que la historia demore en agarrar tracción y las conversaciones no tengan mucho sentido en la etapa inicial. Esta sensación se ve agravada por lo complicado que es progresar al inicio y la cantidad de preguntas que te genera la masiva información que recibimos de parte de la trama.

Una jugabilidad familiar pero también desafiante

La base del gameplay es similar a la de Pokémon. Como en Monster Catcher, podremos capturar criaturas para fortalecer nuestro grupo y atravesar el Netherworld. Los ángeles y demonios comparten lore con los personajes del videojuego Persona. Tendremos entidades similares como Sandman, Surt y otros nombres recurrentes de este universo. La forma de “capturar” a nuestros aliados es conversando con ellos, dependiendo de la etapa lunar. Estos nos pedirán favores como dinero, HP, mana, etc., los cuales varían según la entidad y el tipo de demonio.

El ciclo lunar influye en los pobladores del Netherworld de diferentes maneras. Como mencionamos antes, puede hacer que los demonios no quieran conversar contigo y que actúen de forma más agresiva al activar el agro. Los enemigos están visibles en el mundo abierto, generalmente en grupos, y puedes decidir interactuar con ellos o evitarlos.

análisis Shin Megami Tensei V Vengeance

Una vez que somos detectados por algún enemigo, este intentará acercarse para atacar, lo que inicia el combate, seguido por el típico sonido y efecto de transición que marca el inicio de la batalla. Si ellos nos golpean primero, tendrán la ventaja; de lo contrario, si nosotros atacamos sin ser detectados, la ventaja será nuestra.

Pasando al análisis del combate en Shin Megami Tensei V: Vengeance, este es por turnos, pero tiene su propio giro. Para entender el combate, primero es necesario comprender cómo funcionan las debilidades y fortalezas. Cada criatura tiene un atributo con el que es afín; esta afinidad por un elemento implica automáticamente una debilidad. La cantidad de acciones que podemos realizar en un turno depende del número de miembros en nuestro grupo.

Cada miembro puede realizar una acción, a menos que explote una debilidad o conecte un ataque crítico, lo que nos otorgará una acción extra. Así, cuando un enemigo o un aliado realiza uno de estos ataques, la cantidad de acciones disponibles incrementa en una. Cada unidad no puede generar más de una acción extra por turno, pero no es necesario que se realicen de manera consecutiva. Usar esta mecánica de forma estratégica es clave para superar los arduos desafíos del juego.

Esto permite extender una cadena de ataques devastadores a nuestros enemigos. Cabe destacar que esta mecánica funciona de la misma manera para ellos. Los enemigos, especialmente los jefes, en un buen turno pueden acabar con todo nuestro grupo, incluyéndonos. Lo que nos lleva a nuestra barra de Magatsushi, que funciona de manera similar a un Limit Break. Después de recibir o causar daño, esta barra se irá llenando. Una vez llena, se puede usar como una acción extra del personaje que la active.

Hay diferentes tipos de habilidades Magatsushi, no todas disponibles de inmediato. La que nos dan al inicio otorga ataques críticos garantizados a todo nuestro grupo hasta el final del turno, permitiendo planificar los encuentros y adaptarse a diferentes situaciones. No siempre querrás estar a la ofensiva y usar estos turnos adicionales.

Los demonios y ángeles pertenecen a diferentes categorías, y las habilidades Magatsushi dependen del tipo al que pertenezcan. Algunas se activan solo cuando se cumplen condiciones específicas, como tener dos categorías particulares. Los enemigos también pueden cargar esta barra, pero la activan al final de su turno, haciéndola efectiva en el siguiente.

Es crucial familiarizarte con las mecánicas y el lenguaje del juego. SMTV es conocido por su dificultad y cumple con su reputación. Desde el inicio, el juego explica las mecánicas elementales rápidamente, proporcionando señales y leyendas para identificar íconos. Sin embargo, a partir de ese punto, el juego no te guía. ¿Quieres saber qué es un ataque Almighty? Buena suerte, es momento de buscar en Google.

Bromas aparte, siento que el juego tiende a complicarte la vida sin motivo aparente, y esta es una de esas instancias. La fusión de criaturas, o Mundo de las Sombras, es otro elemento crucial que carece de una introducción suave. La fusión es clave para obtener monstruos más fuertes, evitando así el grindeo excesivo y manteniendo el ritmo de progresión del juego.

análisis Shin Megami Tensei V Vengeance

Es importante maximizar tus recursos y llenarte de demonios al inicio, ya que la curva de dificultad no es progresiva. Tuve problemas con una de las primeras jefas, Nuwa. Debido a las misiones secundarias, ella es la primera jefe que bloqueará nuestro progreso. Sin embargo, esto se debió en gran parte a la falta de experiencia y de claridad con los elementos del combate. Aunque generes una diferencia de niveles entre tú y los enemigos del área, no será suficiente; si no explotas las mecánicas del juego al máximo, progresar será casi imposible.

Una apariencia expresiva

Como menciono en la introducción, Vengeance incluye varios cambios de calidad de vida. Entre ellos están los Magatsu rails, atajos tipo Souls para moverte verticalmente con mayor eficiencia; la tableta del Nuevo Testamento, que permite reiniciar nuestros atributos; y la opción de grabar en cualquier punto del mapa. Todos estos son intentos claros de Atlus para hacer que el juego sea más accesible.

La calidad gráfica no recibe tanto amor como la jugabilidad. No me malinterpreten: el apartado gráfico del juego es increíble, aunque no es lo último en tecnología o hiperrealismo. Sin embargo, mantiene una estética bien marcada, similar a sus predecesores, y su estilo artístico es comparable al de Xenoblade, especialmente en el modelado de los personajes en 3D. Los humanos tienen las características de un personaje de anime, pero con tridimensionalidad.

Los colores son vibrantes, especialmente el rojo y el azul. Es refrescante ver un diseño diferente al habitual en lo que respecta al uniforme escolar japonés. Los demonios y ángeles, a pesar de ser diseños recurrentes, no dejan de impresionar, especialmente por la variedad que ofrecen; esta versión añade hasta 40 demonios nuevos.

análisis Shin Megami Tensei V Vengeance

Los colores reflejan el estado semi apocalíptico de esta entrega, con tonos apagados y opacos. Esto se refuerza con el diseño del Netherworld, situado en un desierto que invade una ciudad, dejando solo ruinas y el sonido del viento. Al principio, este recurso es interesante, pero eventualmente todos los mapas son ruinas de una ciudad cubierta de arena.

Las paredes invisibles y la falta de verticalidad quitan las ganas de explorar, aunque el juego recompensa bien por hacerlo. Dicho sea de paso, la exploración no es el mejor elemento del juego, ya que es rudimentaria y se limita a encontrar esencias o completar alguna misión secundaria. Similar a los Koroks, aquí encontraremos a los Miman, y encontrarlos nos brindará recompensas.

Como es tradición en Atlus, la banda sonora de este juego es impresionante. La música y el sonido son muy expresivos y nos acompañan en todas las situaciones, ya sea en una batalla o en un momento gracioso. La música destaca en estos momentos. Esta entrega utiliza un efecto de sonido de distorsión que emula un error de audio. Sin embargo, esta decisión parece ser intencional, ya que este efecto es recurrente en la saga SMT y añade una sensación etérea, como de estar en un sueño constante.

Los vientos del cambio

La saga Shin Megami Tensei ha ganado más popularidad en Occidente en los últimos años. Conocida por su alta dificultad de entrada, más compleja que Persona, intenta atraer tanto a fans de núcleo como a nuevos jugadores, reflejado en las mejoras de calidad de vida del juego. Aunque mantiene cierta rigidez en elementos clásicos de los JRPG, como la historia con problemas de ritmo y una interfaz anticuada, el combate y el gameplay son lo suficientemente sólidos para mantenerte enganchado por horas en SMT Vengeance. El juego recompensa una estrategia bien elaborada y la explotación de mecánicas como las fusiones y debilidades. La música es perfecta y se adapta a cada situación, brillando especialmente durante los combates. En definitiva, Shin Megami Tensei V: Vengeance ofrece una experiencia desafiante y gratificante que vale la pena explorar.

Lo bueno:

  • El diseño de los personajes sobresale y son muy variados
  • Narrativa bien trabajada y que hace interesante la historia
  • Sistema de combate gratificante, estratégico
  • Desafío y dificultad alta
  • El juego recompensa la exploración, aunque no es sobresaliente
  • La música cumple bien su cometido
  • Estilo artístico vibrante

Lo malo:

  • Problemas de ritmo en la Historia
  • La interfaz de usuario se siente anticuada para estos tiempos
  • La exploración llega a sentirse rudimentaria
  • Falta de verticalidad y muchas paredes Invisibles

NOTA 8.2

Análisis Shin Megami Tensei V: Vengeance

¿Te gusta esto? ¡Compártelo!