análisis assassin's creed valhalla wrath of the druids analisis

[Análisis] Assassin’s Creed Valhalla: Wrath of the Druids – El misticismo que el juego necesitaba

Este análisis se ha realizado en base a una copia del DLC1 de Assassin’s Creed Valhalla, otorgada por Ubisoft Latinoamérica.

Han pasado ya 6 meses desde que salimos de las gélidas tierras de Noruega rumbo a Inglaterra en Assassin’s Creed Valhalla. Nuevos territorios, nuevos personajes y nuevos combates nos aguardaban en la nueva aventura de la vikinga Eivor (si elegíamos el género canónico), otorgando una experiencia que, en general, cumplía las expectativas. Combate y sigilo como un nórdico podía hacerlo, saqueos como todo un vikingo, y todo un juego de política donde sacábamos y colocábamos reyes. Parecía una interesante mezcla entre la fórmula más reciente de Assassin’s Creed y Juego de Tronos. Y ahora para los que se quedaron con ganas de más, o que desean experimentar una nueva faceta del juego, nos llega su primera expansión.

Una nueva aventura te aguarda en Irlanda.

Estamos hablando de Wrath of the Druids, un nuevo contenido que nos abre las puertas a un nuevo territorio del Atlas, Irlanda. Y no solamente tendremos que luchar y negociar por unificar reinos y pueblos bajo la causa que más nos convenga. Unos nuevos enemigos y criaturas, así como parajes místicos y oscuros nos esperan. Si Inglaterra no te sentó lo suficiente en cuanto al misticismo de los pueblos anglosajones del Siglo X, o buscas un nuevo reto, entonces dale un vistazo a nuestro nuevo Análisis de Assassin’s Creed Valhalla: Wrath of the Druids.

 

¿En serio mi primo es un rey?

Para este análisis tomamos de antemano que ya hemos jugado Assassin’s Creed Valhalla. Ya hemos explorado a fondo Noruega e Inglaterra del siglo X, y vivido toda una travesía junto a Eivor y su legión de vikingos. Para Wrath of the Druids nos embarcamos a conocer Irlanda. En ese entonces su capital Dublín, era un importante centro comercial de diferentes rutas. Varios de los reyes comenzaban a unirse bajo una sola soberanía, y recibimos una invitación para presenciar este importante suceso. Y vaya sorpresa al enterarnos que uno de los reyes, específicamente el de Dublín, es nuestro primo.

Barid (este es su nombre) nos llama para solicitarnos nuestro apoyo en conseguir ganarnos la confianza del nuevo alto rey. Esto no solo con el fin de tener un rango jerárquico mayor, sino que también existe una nueva orden que se opone a la unificación de Irlanda bajo un régimen cristiano. Esta orden pagana no es otra que los llamados Hijos de Danu. Se trata de un culto druídico a los antiguos dioses irlandeses, y parece que sí están recibiendo un misterioso y gran poder.

Unificar un reino, básicamente lo mismo que hacíamos en Inglaterra.

A partir de aquí nos tocará forjar alianzas como lo hacíamos en el juego base, explorar oscuros bosques y prados, así como también combatir y asaltar fuertes y campamentos. Al mismo tiempo, tendremos que descubrir poco a poco quiénes son estos miembros del culto. ¿Será que guardan relación con la Orden de los Antiguos?

 

Combatiendo a los Druidas

Los Hijos de Danu, o Druidas como también se les llama, se presentan como una Orden muy fuerte y con muchas sorpresas. Pueden parecer los típicos enemigos que nos encontramos en Inglaterra pero con otra cara. Sin embargo, cuando nos referimos a que parecen haber recibido parte del antiguo poder irlandés no exageramos. En cada encuentro tendremos que ser pacientes y calculadores. Los druidas pueden no solo lanzar armas a distancia, bloquear ataques y combatir con ferocidad. Para comenzar buscan tomar ventaja del entorno dispersando una niebla verdosa que puede empezar a restarnos salud de forma regular, y además pueden además teletransportarse.

¿Hombres Lobo? En Assassin’s Creed

Es de esperarse que en una expansión tuviéramos nuevos enemigos, y La Ira de los Druidas no decepciona. El modus operandi de estos hechiceros es llamativo, y cuentan con un gran diseño tanto visual como en su actuación de voz. No obstante, si pensabas que esto iba a limitarse solo a los brujos, también estarán presentes los llamados Pucas. Se trata de unas feroces y agresivas criaturas mitológicas que cambian de forma, desde un jabalí hasta auténticos hombres lobo. La dificultad al momento de enfrentarlos puede crecer sobre todo si estos cuentan con varios esbirros alrededor dispuestos a castigarte severamente al mínimo error.

Obviamente no a todos los fans podrían agradarles estos elementos, sobre todo si consideramos que la saga busca tener cierta fidelidad histórica. Por otro lado, no se explora casi nada del lore clásico de los Asesinos y Templarios. Pero esto ya quedaría a juicio del jugador.

 

Hay más que hacer en Irlanda

El nuevo mapa de Irlanda es vasto y muy variado. Lo más destacable sean posiblemente sus pantanos y bosques perdidos, que muestran una faceta más oscura y mística de Europa del Norte. Inglaterra se notaba más colorida y pacífica. Irlanda en cambio te deja ver que algo no anda bien conforme vas explorando. Más allá podremos recorrer enormes mesetas rocosas, visualizar bellas cascadas, ríos y lagos, así como verdes y extensas praderas.

 

Fuera de explorar y enfrentarnos a los druidas, Irlanda no ofrece mayores diferencias respecto al juego base. Seguiremos las mismas mecánicas de conversar, hacer diplomacia, los mismos minijuegos con sus aciertos y desaciertos, así como también las mismas secuencias de los saqueos. Aun así, se ha visto de que las nuevas actividades, como los enfrentamientos de invocación, busquen darle un poco más de frescura al contenido.

Lo que sí podemos resaltar es el nuevo sistema de construcciones de comercio. Básicamente es conquistar unos fuertes específicos con el fin de convertirlos en centros comerciales. Capturarlos y desarrollarlos nos permitirán obtener recompensas muy llamativas. Algunas incluso se inspiran en elementos de otros juegos de la saga. De allí no hay mayor frescura ya que son básicamente como nuestro campamento en miniatura. Tendremos que irlos mejorando poco a poco.

 

Nuevo lugar, nuevas caras

La historia de Wrath of the Druids no busca ser pretenciosa ni compleja. El argumento se presenta directo, sin mayor relleno, y siempre podemos seguir el hilo de la historia, incluso si nos ponemos a realizar misiones secundarias. La expansión tampoco añade demasiados personajes nuevos, pero los más importantes tienen un buen desarrollo y se llega a sentir simpatía por algunos. Cabe destacar además que podremos entablar relación con algunos de ellos.

En total te tomará de 14 a 18 horas completar la misión principal de la expansión, y las misiones secundarias y descubrir todos los secretos las pueden ampliar a 30. Sea como sea, la banda sonora sigue destacando, y ahora han buscado llevarla a nuevos niveles. Esto junto con los bellos paisajes, y el tan bien logrado diseño de los enemigos, hacen de Wrath of the Druids un DLC con una presentación más que buena.

 

Un nuevo y peligroso territorio nos aguarda

Assassin’s Creed Valhalla: Wrath of the Druids es una expansión que ofrece un plano más oscuro y misterioso del juego base. Los nuevos enemigos resaltan, y representan un desafío mayor a los comunes. La historia sigue un hilo sin mucho relleno y más sencillo de entender, sin muchos nuevos personajes y subtramas que recordar, pero no por eso menos desarrollados. Si bien seguimos realizando varias de las acciones y procedimientos que en la aventura que iniciamos en noviembre de 2020, hay más de una novedad que dan cierto aire fresco al DLC, aunque la mayoría de actividades sigue con sus aciertos y desaciertos. No obstante, si buscas explorar y descubrir todo lo que la mística Irlanda tiene para ti, sobre todo a los propios Druidas y a criaturas venidas de otro mundo, te puedo garantizar que tienes que jugar a esta expansión sí o sí.

Lo bueno:

  • El aura mística y oscura que envuelve los principales emplazamientos de Irlanda.
  • El sistema de comercio es un gran agregado muy innovador.
  • Nuevas armas y objetos de combate que cambian mecánicas y ritmo del combate.
  • Espectacular diseño de los druidas, los nuevos campamentos, centros de comercio, fortalezas y las criaturas mitológicas.
  • Los personajes nuevos no son muchos, pero están bien desarrollados.
  • La dificultad ha aumentado en varios combates.
  • La banda sonora ha sido llevada a un nuevo nivel.
  • La historia es más concisa, ordenada y directa.

Lo malo:

  • Se mantiene la misma ejecución de los minijuegos, saqueos, etc., incluyendo sus errores.
  • No se ahonda nada en el lore clásico de Assassin’s Creed, lo cual podría desmerecer a algunos fans.
  • La expansión sigue la corriente de irse más hacia el mito, y puede no agradar a quienes prefieren un punto de vista más histórico.

Análisis Wrath of the Druids

¿Te gusta esto? ¡Compártelo!